Gobierno Porteño: La Justicia no accede a poner pulseras electrónicas a los agresores.

Según declaraciones del secretario de Seguridad, Marcelo D'Alessandro. Además, se refirió a la muerte de Carla Soggiu, hallada muerta este sábado a la vera del Riachuelo.

0
197

La muerte de Carla Soggiu abrió un debate sobre la utilidad de los botones de pánico en y sobre el proceder de las fuerzas de seguridad y el Estado en casos de género.

“La tecnología nos permite tener pulseras electrónicas para saber cómo se moviliza (el agresor) y cuánto se acerca a la víctima, pero muchas veces la Justicia no accede a colocar este dispositivo a los violentos porque dice que los estigmatiza“, aseguró el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro.

“Hubo un caso en el que pusimos cámaras, pero tuvimos que sacarlas por el amparo judicial de un padre que no quería porque decía que invadía la privacidad de su hijo… Por eso muchas veces se interpreta (judicialmente) de una manera rara”, agregó.

En referencia a la desaparición y muerte de Soggiu, expresó: “Hay que ser prudente, tienen que hablar los psicólogos, pero muchas veces se generan casos de estrés postraumático y no podía ni orientarse. Ella iba caminando a lo que iba a terminar en este desenlace fatal, sin darse cuenta. Esa situación de estar tan perdida, algo lo provocó”.

Y concluyó: “Tenemos 3.260 botones de pánico en la ciudad y 800 consignas policiales, pero esa no es la solución. Es un tema que nos compromete como sociedad y hay que trabajar en todas las áreas”.   

Comentarios de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here