DESBARATARON UN VACUNATORIO CLANDESTINO EN SAN RAFAEL

Seis personas fueron detenidas, entre ellas un médico que administra tres geriátricos y el dueño de los establecimientos.

Seis personas fueron detenidas, entre ellas un médico que administra tres geriátricos y el dueño de los establecimientos, por montar un vacunatorio clandestino en el que se ofrecían dosis contra el coronavirus, en la ciudad mendocina de San Rafael.

Según la investigación realizada, los implicados, entre los que se encontraban también un enfermero y un remisero, ofrecían a los vecinos por intermedio de mensajes de WhatsApp las vacunas y, aparentemente, no las cobraban.

Por el momento, no se había establecido si las vacunas eran robadas o se inyectaba a los pacientes otro tipo de sustancia.

Los detenidos son el médico Rubén López, Hugo Ochoa -dueño de tres geriátricos- y la esposa y la hija del segundo, según informa el diario Los Andes.

Los otros detenidos son un enfermero, que tenía licencia vencida, y un hombre que conducía un remis en forma irregular, que se especula que podría oficiar como testigo.

Para las autoridades el caso es “extraño” porque se montó una estructura para vacunar a los pacientes, en su mayoría adultos mayores, a los que se le ofrecía dosis contra el Covid-19, sin cobrar retribución.

Las hipótesis giraban en torno a que, en realidad, no se vacunaba a los pacientes y que se trataba de dosis que habían sobrado o bien que habían sido robadas.

Las autoridades realizaban un seguimiento de la trazabilidad de las vacunas para dilucidar el caso. El mismo salió a la luz luego que el director regional Zona Sur del Ministerio de Salud local, Abel Freindemberg, recibiera información que daba a entender sobre una presunta vacunación irregular contra la Covid-19 en un domicilio privado y con este dato, el funcionario realizó la denuncia ante el fiscal de turno.

“Un vecino me pone en aviso de que un médico ofrecía una prescripción para vacunar a grupos. Tomando conocimiento del ilícito hice la denuncia correspondiente ante el fiscal de turno y puse a disposición los audios que me facilitaron”, contó el funcionario en declaraciones a la radio cordobesa Cadena 3.

“Contamos con un importante procedimiento de trazabilidad, por lo tanto nos pareció extraño y grave e inmediatamente decidimos realizar la denuncia”, añadió.Seis personas fueron detenidas, entre ellas un médico que administra tres geriátricos y el dueño de los establecimientos, por montar un vacunatorio clandestino en el que se ofrecían dosis contra el coronavirus, en la ciudad mendocina de San Rafael.

Según la investigación realizada, los implicados, entre los que se encontraban también un enfermero y un remisero, ofrecían a los vecinos por intermedio de mensajes de WhatsApp las vacunas y, aparentemente, no las cobraban.

Por el momento, no se había establecido si las vacunas eran robadas o se inyectaba a los pacientes otro tipo de sustancia.

Los detenidos son el médico Rubén López, Hugo Ochoa -dueño de tres geriátricos- y la esposa y la hija del segundo, según informa el diario Los Andes.

Los otros detenidos son un enfermero, que tenía licencia vencida, y un hombre que conducía un remis en forma irregular, que se especula que podría oficiar como testigo.

Para las autoridades el caso es “extraño” porque se montó una estructura para vacunar a los pacientes, en su mayoría adultos mayores, a los que se le ofrecía dosis contra el Covid-19, sin cobrar retribución.

Las hipótesis giraban en torno a que, en realidad, no se vacunaba a los pacientes y que se trataba de dosis que habían sobrado o bien que habían sido robadas.

Las autoridades realizaban un seguimiento de la trazabilidad de las vacunas para dilucidar el caso.
El mismo salió a la luz luego que el director regional Zona Sur del Ministerio de Salud local, Abel Freindemberg, recibiera información que daba a entender sobre una presunta vacunación irregular contra la Covid-19 en un domicilio privado y con este dato, el funcionario realizó la denuncia ante el fiscal de turno.

“Un vecino me pone en aviso de que un médico ofrecía una prescripción para vacunar a grupos. Tomando conocimiento del ilícito hice la denuncia correspondiente ante el fiscal de turno y puse a disposición los audios que me facilitaron”, contó el funcionario en declaraciones a la radio cordobesa Cadena 3.

“Contamos con un importante procedimiento de trazabilidad, por lo tanto nos pareció extraño y grave e inmediatamente decidimos realizar la denuncia”, añadió.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí